Los templos católicos reciben distintos nombres que están asociados a los actos litúrgicos que ocurren en cada uno de ellos. Las basílicas y catedrales se encuentran entre las más conocidas, por lo que es importante conocer las diferencias entre ellas.

Por ejemplo, el término catedral tiene que ver con la forma de gobierno y administración de una diócesis en particular. Por su parte, las basílicas son templos que reciben un tratamiento especial debido a algunos hechos históricos que han ocurrido en el mismo.

Por tanto, un mismo templo católico puede cumplir funciones de catedral y ser considerada una basílica. Igualmente, hay otras figuras de administración eclesiástica como las concatedrales que comparten funciones con la catedral de una diócesis.

¿Qué es una basílica?

El término basílica tiene su origen construcciones griegas y romanas que eran utilizadas para distintos fines, principalmente la administración de justicia. Estas edificaciones contaban con un arreglo arquitectónico en el cual se construían varias naves en número impar, con la central más grande que las otras.

En la nave central de las basílicas romanas se ubicaba un ábside, el cual es una zona semicircular central donde se colocaba la presidencia del tribunal. La entrada a la basílica se hacía a través del pórtico ubicado en el lado contrario del ábside. Posteriormente, los cristianos tomaron el arreglo arquitectónico de las basílicas para construir sus templos y en el ábside se ubicaba el altar mayor. A medida que se fueron haciendo templos más majestuosos, las basílicas tenían una distribución particular:

  • Entrada: está formada por un pórtico, con una galería de columnas. A través de este se accede al atrio o patio interior rodeado por las columnas interiores (peristilo) y una fuente en la parte central.
  • Nártex: corresponde a un vestíbulo interior que se separa de las naves por divisiones fijas. Durante la liturgia aquí se ubicaban los penitentes y catecúmenos (personas que deseaban recibir el bautismo).
  • Naves: están separadas del nártex por puertas individuales y separadas entre sí por columnas. En algunas ocasiones también se colocan entre las naves cortinajes o verjas.
  • Coro: es el sitio reservado a los cantores y que se ubica en la nave central en posición lateral, antes de acceder al ábside.
  • Ábside central: en este se ubica el altar principal así como las imágenes más valiosas y la cátedra o sillón del obispo.
  • Ábsides laterales: también conocidos como nichos donde se colocan distintos objetos sagrados y ofrendas. En algunos casos se pueden apreciar ábsides secundarios a los lados del central.

Desde el punto de vista litúrgico el término basílica tiene otro significado y se refiere a una iglesia que donde han ocurrido hechos históricos de importancia para los católicos o tiene gran relevancia espiritual. El título de basílica es concedido por el Papa y los fieles que rinden el culto en la misma pueden recibir la indulgencia plenaria si visitan el templo en cuatro fechas señaladas del año.

Hay dos rangos de basílicas para los católicos:

Basílicas Mayores

Son los templos de mayor importancia histórica para la religión católica y están ubicadas en Roma. Las principales son cuatro (Basílica de San Juan de Letrán, San Pedro, San Pablo Extramuros y Santa María La Mayor).

Para ganar el jubileo romano (lograr indulgencias plenarias) se deben visitar estas cuatro basílicas durante un año santo o jubilar. En estos años, se abre la puerta santa que tiene cada basílica para el paso de los fieles.

Basílicas Menores

En un principio todas las iglesias de Roma distintas a las Basílicas Mayores se consideraban basílicas menores, pero posteriormente el Papa comenzó a conceder este honor a templos de otras regiones. Actualmente hay aproximadamente 1790 basílicas menores en todo el mundo como la Basílica de Nuestra Señora de la Chiquinquirá en Venezuela o la de Nuestra Señora del Pilar en España.

¿Qué es una catedral?

Es una figura de gobierno y administración de la iglesia católica referida al templo que es la cátedra o sede del obispo de una diócesis particular. En los inicios del cristianismo no se distinguían de otras iglesias, pero a partir del siglo XI se les dio mayor relevancia y pasaron a ser los templos construidos con mayor esplendor.

La cátedra es el sillón especial donde se sienta el obispo para oficiar los servicios litúrgicos, el cual generalmente está fijo y ubicado en el ábside.

La catedral del Obispo de Roma (el Papa) es la Basílica de San Juan de Letrán aunque el templo más utilizado por el Santo Padre para oficiar ceremonias religiosas es la Basílica de San Pedro. Es en las catedrales donde los obispos ordenan a los diáconos y sacerdotes y consagran el santo crisma (aceite para ungir la frente durante los sacramentos).

Los únicos que pueden sentarse en la cátedra son los obispos o un miembro del Colegio Episcopal que tenga permiso para hacerlo. Por otra parte, en una diócesis solo puede existir una catedral que simboliza la unidad de la iglesia católica.

Diferencias entre basílicas y catedrales

Desde el punto de vista litúrgico, las basílicas son templos de gran importancia histórica y espiritual para los católicos. Por su parte, una catedral es la iglesia sede del obispo de una diócesis, desde donde ejerce la administración de la iglesia.

Todas las catedrales en el mundo tienen el título de basílicas menores, excepto la Basílica Mayor de San Juan Letrán que es la catedral de Roma. Las basílicas no son necesariamente catedrales, como ocurre con la famosa Basílica de la Virgen de Guadalupe en México.

Diferencia entre catedral y concatedral

Una concatedral es un templo que tiene el mismo rango que una catedral dentro de una misma diócesis. Por tanto, comparte la sede con la catedral y tiene todos los privilegios y derechos de los que goza esta.

La catedral es la sede original desde donde ejerce el obispo, mientras que la concatedral es un templo que comparte sus privilegios con esta. Las catedrales existen desde los orígenes del cristianismo mientras que las concatedrales se designaron a partir del año 1953, con la finalidad de permitir a otros templos cumplir servicios catedralicios.

Diferencias entre iglesia y catedral

El término iglesia puede referirse a toda la congregación de una religión en particular, como por ejemplo la católica. Además, la iglesia es el edificio o templo donde se oficia el culto religioso en el cual participan los fieles.

La principal diferencia entre catedral e iglesia es que la primera es la sede desde donde ejerce el obispo de una diócesis. Por su parte, la iglesia es el templo donde se oficia la liturgia pública y puede o no ser una catedral.